HISTORIA

Hay historias que están destinadas a siempre tener el mismo final, pareciera que la del tequila es una ellas pero no es así. A lo largo del tiempo esta industria ha pertenecido exclusivamente a los hombres, sin embargo en el 2006 un nuevo personaje apareció. Su nombre es Faviola Partida, una mexicana que rinde homenaje a sus raíces con Tequila El Cachilla.

 

Esta bebida es el reflejo del característico humor de los del norte, fuerte en el trabajo y suave con la familia o amigos; pero también está lleno de la energía de una mujer que ha cruzado los obstáculos en busca de su reconocimiento. En los últimos 8 años, Partida ha hecho de El Cachanilla un tequila de los buenos: con excelente aroma, cuerpo y sabor.

Eventos especializados de talla internacional han premiado con medallas de oro y plata a Tequila El Cachanilla, resultado del trabajo diario de un equipo de expertos por ofrecer un producto con los mayores estándares de calidad. 

Día a día la historia de Tequila El Cachanilla continúa escribiéndose, porque los sueños existen y el próximo es ser el orgullo de Baja California.

 

 

 
Historia de botella por Hipólito Gutiérrez

Tequila El Cachanilla Edición Especial se distingue por un envasado 100% hecho por manos mexicanas. Recorrimos la historia del reconocido vidrio soplado para encontrar a Hipólito Gutiérrez, un singular artesano ganador del Récord Guinnes gracias a la fabricación de la botella de tequila más grande del mundo.

Con el mismo ímpetu y pasión unimos lazos para diseñar una botella que representara las raíces de nuestra cultura. Tras un proceso de fundición, Tequila El Cachanilla Edición Especial fue enumerado a mano y acompañado por un certificado de autenticidad, convirtiéndose así en un ejemplo vivo de lo que es la tradicional artesanía mexicana.